Por Mercedes Halfon*

Un texto que hablara de la vivencia de EXPERIMENTA/Sur tendría que estar hecho de haces de luz que fueran abriéndose y abriéndose, sin centro, debería escribirse con imágenes brillantes, dibujarse con los sonidos de las voces, los acentos tan graciosos y múltiples. Diez días inmersos en laboratorios, performances, conversaciones de la mañana a la noche y aun en los sueños. Colegas de toda Latinoamérica dispuestos al intercambio más vivo y horizontal que recuerde.

Las constelaciones de Kate McIntosh, José Luis Blondet, Laymert García Dos Santos, Emilio García Wehbi, Antonia Baehr y por supuesto Heidi y Rolf, se abrieron para mostrarnos sus ideas, el modo en que conciben su trabajo induciéndonos a nuevos pensamientos/creación. En una recorrida rápida por los apuntes con los que llené un cuaderno espiral de tapa dura encontré frases, comillas, palabras, tachaduras, dibujitos, conceptos interrumpidos en el movimiento que quedaba en el interior de la escucha. Imposible capturar todo, pero a veces algo es un nuevo todo, el punto donde empieza una curva que no sabemos a dónde irá a parar.

Día uno/ Kate McIntosh
Hermosa Kate de cara felina. Habló de nuestra percepción, hecha de marcos que tenemos desde siempre y construyen las narrativas que hacemos de nosotros mismos. A través de la metáfora podemos destruir esos marcos, darle un sentido nuevo a las cosas que vemos en el mundo, construir narrativas otras y por ende, nuevos mundos. A eso nos dedicamos en su taller. A metaforear. Con hojas carnosas, sal, velas, papel de aluminio, manzanas verdes. En esos días las palabras y las cosas cambiaron su lugar.

Día tres/ José Luis Blondet
Pensamos en teatros y museos. En la falsa oposición entre artes visuales y performance. En los caminos subterráneos que conducen de un lugar a otro. En los grandes salones. Y las puertas de salida. Como un escapista encontró una forma sutilísima de tratar y a la vez perder de vista estas cuestiones: pensarlas en la voz. Hablar de ventrilocuismo. La voz como performance, como algo que se hace, acto voluntario. Y a la vez compartido. Y la pregunta ¿Cuántas voces caben en cuerpo? ¿de dónde nace y hasta dónde llega una voz? ¿Qué hacer con las voces de nuestros maestros? ¿Cómo practicar la mala educación?

Día cinco/ Laymert García Dos Santos
Shakespeare y Heiner Müller y el Hombre. Frente a la aceleración del tiempo en el vector tecnológico, lo humano desaparece. Eso dijo Laymert el primer día. Sin embargo, estábamos todos ahí, escuchando atentamente en los patios salpicados de flores de Mapa teatro. Todo parecía indicar que lo humano no podría desaparecer si un texto de cinco siglos como el que había iniciado la charla, seguía encendiendo chispas, roce del pensamiento. ¿En qué tiempo estábamos? Luego vimos una película con Descartes en Brasil. Mientras la mirábamos anoté frases que René decía: «Este mundo es el lugar del delirio / La existencia existe en lo existente».

© Val Radrigán

© Val Radrigán

Día ocho/ Rolf Abderhalden en conferencia
El arte es lo que hace la vida más interesante que el arte, dijo cuando empezó. Nos regaló una serie de juegos de palabras/conceptos hermosos: arte indisciplinado, en vez de interdisciplinario, ¡polinización en vez de contaminación!, volver al régimen poético por encima del régimen estético, pensar en vez de en objetos, en políticas de producción de esos objetos. La lógica de cómo sucede Experimenta y Mapa Teatro ilustra sus frases, una política y una poética de encuentro, intercambio, prueba.

Día nueve/ Emilio García Wehbi
Él acababa de llegar de Buenaventura, el puerto al que no fuimos y quedó en nuestra mente como una ausencia, un signo de interrogación. Nos mostró imágenes de lo que habían hecho con artistas y estudiantes. Una silla en medio del agua, naciendo de un pantanal, unos textos oraculares y bellos. En su conferencia se preguntó cómo construir una comunitas y su respuesta fue que la única manera posible era desde la otredad.

Día diez/ Antonia Baehr
Quedamos pasmados con su performance Abecedarium-Bestiarium. Imitar un pájaro, recordar el momento en que con su amiga dibujaba caballos *algo que dejamos de hacer cuando entramos en el Instituto*, actuar sin palabra el momento en que un ciervo muere en manos de un cazador. ¿Era un ciervo? ¿Puede el arte lograr que alguien vuelva de la muerte? ¿Puede el arte darle vida a la –literal– naturaleza muerta?

Día mil/ todos
Una frase que tengo anotada y no se quién dijo: forma parte de la naturaleza humana necesitar una ventana, no un cartel. Tampoco se porqué ponerla al final. Pero algo de esa ventanas que abrimos continúan abiertas. Ayer hicimos un Skype con seis ex compañeros becarios. Una ventanita al lado de la otra: Cali, Montevideo, Pereira, Lima, Buenos Aires. Vínculos que se forjaron, sentidos que quedaron vibrando, girando como un trompo imantado, ganas de Volver.

 

*Mercedes Halfon, escritora argentina. Becaria de EXPERIMENTA/Sur V-2016.