[CENA Y CONCIERTO DE LAS ÁÑEZ] Por: Nicolás Castro

  1.               La Velada

“todo copas”

(Expresión popular colombiana)

Fue durante la velada cuando el tico, uno de los becarios, me preguntó qué significaba la añe, que me di cuenta que jamás me había hecho la pregunta de qué significaban las añez. De hecho fue  él, el tico, quien  conjeturó que si se llamaban las añez, en plural, debería ser porque existe el singular añe. Al otro día con un poco de resaca busqué en internet, no sin antes dialogar conmigo y decirme repetidamente que no necesariamente las palabras deben tener un significado semántico, puede ser que  algunas de ellas tengan un significado que trascienda o desborda lo semántico, como quizás puede ser el caso de los nombres. Sin embargo no me quería ir a la conferencia de ese día sin decirle al tico que había hecho la tarea y que la añe, según wikipedia la enciclopedia global y gratuita, era lo siguiente:

 

Añe es un municipio de España, en la provincia de Segovia en el territorio de la Campiña Segoviana, comunidad autónoma de Castilla y León. Tiene una superficie de 11,62 km².

Las Fiestas de la Cruz de Mayo son el primer fin de semana de mayo. Las Fiestas de San Juan son el fin de semana más cercano al 24 de Junio. Las Fiestas de la Juventud son el último fin de semana de Julio.

Añe cuenta con albergue para peregrinos, contiene grandes extensiones de campo, posee una pista de fútbol y baloncesto y otra de paddle.

Localidad situada en el Camino de Santiago de Madrid.”

No creo que las añez sean de Añe, en efecto si ellas fueran originarias de Añe no se llamarían Las Añez, sino añejas y en realidad ni su música, ni ellas parecen  tan viejas como para llamarse así. Pensaba equivocadamente que la añez eran chilenas, pero tampoco esto es cierto, son colombianas, para ser más exactos son de Bogotá o eso creo, pues lo inferí de sus acentos. Así que, para comenzar, debo decir que no tengo ni puta idea de donde proviene el nombre de Las Añez, y lamentablemente no tengo una respuesta para mi nuevo compañero de Costa Rica. Aun así tuve la oportunidad de preguntarles a ellas justo antes de que se fueran- en ese momento en donde nadie se les acerca a los artistas porque ellos se encuentran ocupados guardando sus instrumentos – pero lamentablemente no sé me paso por la cabeza preguntarles eso y se me vino, más bien, el impulso de quererles comprar un disco para luego darme cuenta, por fortuna mía, que ya no tenían y si invoco a la diosa fortuna es porque esa noche justo después de bajarme del taxi- en el cual me vine hablando con un miembro francés de alguna delegación cultural Europea que ya no recuerdo- me di cuenta que solamente tenía dos mil pesos, algo así como menos de un dólar, una muestra más de que nos hemos empobrecido debido – según los presentadores de las partes económicas de los noticieros- a los precios del petróleo, a lo que está pasando en Venezuela o a la política exterior de Trump. Sin embargo la música de las Añez no reflejan ese empobrecimiento, en realidad muestran todo lo contrario: un enriquecimiento de técnicas, paisajes, gestos, que rara vez he escuchado en una agrupación  de aquí, o eso fue lo que le dije a Tika y Paulina, quienes luego me respondieron que yo era muy grosero con lo que provenía de mi tierra. Puede ser que uno nace nómada, queriendo buscar lejos de casa las sonoridades que luego, cuando ya se es campesino, se rescatan en el hogar, cantándolas en alto para así revivir y gestar la tradición. Puede ser ese el caso de las añez me dije mientras oía a Julián, el actor de mapa, vitoreandolas para que cantaran otra. Otra botella de vino, definitivamente Todo Copas.